CERRADURA ELÉCTRICA DE SOBREPONER

Esta cerradura eléctrica es la solución ideal para controlar la apertura y el cierre de verjas y portones de hierro y madera (condominio), garantizando al mismo tiempo una elevada resistencia a la efracción.

Resistencia a la efracción.
Certificada hasta el grado 6 Seguridad de la norma europea EN 14846, garantizada por el cerrojo de gancho giratorio (patentado), que permite una resistencia a la tracción de hasta 2000 kg (la norma prevé un máximo de 1000 kg).
Escudo de protección en acero para obstaculizar el acceso a los componentes internos de la cerradura con la puerta/verja cerrada.

Silencio en apertura.
El sistema de recarga permite reducir el ruido de apertura de la cerradura con respecto a las cerraduras eléctricas tradicionales.

Cierre inmediato y garantizado en el tiempo.
Cerrojo de ganche giratorio que garantiza el cierre inmediato en el cerradero, limitando el rebote.
Cerradero autorregulable que permite recuperar las desalineaciones de la puerta/verja, que se pueden verificar con el paso del tiempo, garantizando la facilidad de cierre.

Gestión del flujo a través de los accesos.
Función “cierre de día”, que impide el cierre del portón/verja, disponible en dos versiones:
Eléctrica: el módulo Booster Plus permite mantener la puerta/verja siempre abierta, hasta que se decide desactivar la función (desde el interior).
Mecánica: cuando está bloqueado con la llave, el botón en la cerradura permite mantener la puerta/verja siempre abierta, hasta que se decide desbloquearlo nuevamente.

En caso de disfunción del control remoto, igualmente será posible abrir la verja para vehículos:
El microinterruptor permite abrir la verja automática en forma manual (llaves) y directamente desde la cerradura, sin necesidad de instalar una segunda cerradura.

Apertura garantizada también en caso de caídas de tensión.
En caso de tensión inferior al umbral mínimo (12 V), el desenganche eléctrico está garantizado igualmente.