En 2005 cambió la nomenclatura para clasificar las puertas cortafuegos; se hizo mediante el Real Decreto 312 de ese año.

Según la norma europea, antes se definía como RF (resistencia al fuego) o PF (para llamas), y ahora se sustituye por la definición EI2 t-C5;  a continuación explicamos lo que significan estas siglas.  A pesar de este cambio de denominación, en muchas ocasiones se sigue utilizado incorrectamente la antigua nomenclatura.

Normativa según el Real Decreto 312/2005

Según el Real Decreto 312/2005, la nueva manera de denominar a las puertas cortafuegos es EI2 t-C5, en donde:

E= La integridad o capacidad que tiene un elemento constructivo de soportar solamente en 1 cara sin que exista transmisión del fuego a la cara no expuesta debido al paso de llamas o gases.

I= Aislamiento o capacidad del elemento constructivo de soportar la exposición al fuego en un solo lado sin que se produzca la transmisión del incendio debido a transferencia de calor.

Aislamiento I1= Media 140ºC, Máxima 180ºC. Mediciones a 25 mm. de la hoja y marco a 180ºC.

Aislamiento I2= Media 140ºC, Máxima 180ºC. Mediciones a 100 mm. de la hoja y marco a 360ºC

t= La mitad del tiempo de resistencia al fuego requerido en la pared en la que se encuentre, o la cuarta parte cuando se realice a través de un vestíbulo de independencia y de dos puertas.

C5= Durabilidad del auto cierre según la EN 1191. Es la prueba de ciclos a realizar, en nuestro caso es el C5 con 200.000 ciclos.

Por tanto, las puertas cortafuegos se clasifican internacionalmente por su Resistencia al Fuego.

Según el tiempo de resistencia al fuego y a la temperatura media en los ensayos de aislamiento térmico, se clasifican en 30 minutos, 60 minutos, 90 minutos, 120 minutos, entre otras.

Ya conoces el cambio de nomenclatura para clasificar las puertas cortafuegos. Si vas a comprar puertas cortafuegos de gran calidad y al mejor precio, confía en la experiencia y profesionalidad del equipo de Coarpe; y si lo necesitas, te asesoraremos. ¡Asegúrate!